La mejor manera de aprender un idioma es vivirlo en el país donde se habla.

Antes de nada es preciso que busquemos aquellos programas que se puedan convalidar con los estudios que estemos realizando, generalmente hay que tener más de 16 años para poder participar en ellos. Tendrás que elegir la duración, ya que puede ser desde un trimestre/cuatrimestre a un curso completo, o únicamente en verano.

 

Beneficios del intercambio

Por supuesto el principal beneficio será conseguir dominar el idioma a la perfección, lo que agregará un importante valor a nuestro currículum. Además, se convertirá en una de las experiencias más enriquecedoras de vuestra vida. Conocerás el país desde dentro, no con una perspectiva turística, descubrirás su cultura, gentes, costumbres, etc.

Durante el proceso los estudiantes de intercambio, no sólo comprenderán una nueva cultura, también valorarán más a su país natal. Además, lograrán una capacidad de adaptación a las diferentes costumbres y personas, algo muy valorado dentro del mercado laboral.

Algunas empresas, como EF, ofrecen packs en los que se ocupan de todo. Se encargan de buscar vuelo, academias de idiomas y alojamiento. Con ellos podrás elegir entre 6 idiomas y más de 40 destinos (Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Malta, Irlanda, Francia, Nueva Zelanda, etc.). También podrás recibir formación específica para la obtención de cualquier título de idiomas. Los intercambios organizados por estas agencias suelen incluir lo siguiente: curso de idioma, vuelos y traslados, alojamiento en familia anfitriona y dependiendo del programa elegido actividades como visitas culturales o deportivas.

 

Antes del intercambio

Si ya tienes decido participar en un programa de intercambio es preciso que comencéis a prepararlo como mínimo con un año de anticipo. Debido a que tenemos que tratar con instituciones de diferentes países, son procesos que se alargan mucho en el tiempo.

Lo primero que tienes que hacer es acercarte a la Oficina de Intercambio Estudiantil e informarte sobre todo el papeleo requerido para tu solicitud. Recordad que las inscripciones solo se reciben dos veces al año, por lo que si te retrasas tendrás que esperar 6 meses para volver a presentarte.

También es muy necesario que os informéis si el lugar de destino donde vais a estudiar exige un test idiomático. Muchas instituciones exigen un nivel mínimo de conocimiento de idioma demostrado a través de un examen o título.