Muchas veces resulta difícil abordar la enseñanza de ciertas materias escolares por la gran cantidad de información que los estudiantes deben asimilar. Ciertas nociones o conceptos resultan muy áridos, en especial para los alumnos de educación básica, por el carácter estadístico y abstracto en que tales contenidos se les presentan. Afortunadamente ciertas herramientas virtuales pueden hacer más amena y dinámica la experiencia del aprendizaje.

La geografía, es uno de estos campos de estudio, que frecuentemente no resulta tan atractiva para los chicos como debiera, de acuerdo a la amplitud de temas que aborda. En este sentido, la herramienta virtual Google Earth puede ser un apoyo didáctico muy valioso, para complementar la información suministrada en las aulas. Google Earth es un desarrollo virtual muy parecido a un Sistema de Información Geográfica (SIG), y fue elaborado por la firma Keyhole Inc.

Este programa posibilita contemplar panorámicas en 3D de la Tierra, utilizando simultáneamente imágenes satelitales, mapas detallados y los motores de búsqueda de Google, lo que brinda al usuario la experiencia de observar desde su equipo de cómputo, imágenes a escala de sitios lejanos del mundo. Google Earth ha tenido tanta aceptación, que actualmente existe un derivado: Google Sky, que hace factible estudiar las estrellas, planetas y constelaciones del firmamento.

Aprender a plenitud

Aunque las nuevas tecnologías no pueden reemplazar por completo la labor pedagógica de los profesores, que es vital e imprescindible por la interacción humana que conlleva; no obstante, estos adelantos no deben ser desaprovechados, ya que nos abren posibilidades ilimitadas para incentivar a los jóvenes en la exploración de nuevas temáticas, y así, favorecer en gran medida la formación que van adquiriendo en sus actividades escolares.

La herramienta de Google Earth puede servir para tener un conocimiento más concreto de los lugares estudiados teóricamente en clase. Utilizando adecuadamente este recurso gratuito, los niños pueden tener una experiencia más completa de la diversidad que estudia la geografía física y la humana.

Conocer es valorar

Y lo más importante: las nuevas generaciones pueden tomar conciencia, gracias a programas como Google Earth, de que el mundo es más grande, e importante, de lo que puede ser estudiado. Nunca se agota su riqueza y su pluralidad, por mucho que se le aborde científicamente, por lo tanto, vale la pena aventurarse a conocerlo con todas las fuerzas de la inteligencia y la creatividad.

Esto también motivará una preocupación por cuidar su equilibrio vital, vinculando las enseñanzas del campo de la geografía con las preocupaciones de la ecología.