En Alemania la primera estudiante que accedió al mismo es Birgit Wille-Handels. Ella estudiaba en esa época Administración de Empresas en Aachen. El programa Erasmus buscaba estudiantes que participen en el programa.

Al inicio Birgit considero la idea como total interesante y se emocionó mucho de tener esta oportunidad de estudiar en el extranjero. Lamentablemente, su euforia no duró mucho, ya que el camino no fue fácil, la estructura total y la organización con la que hoy cuenta el programa, no existía en ese entonces y muchas de las cosas y requisitos tuvo que organizar por si misma.

La búsqueda del hogar
Birgit cuenta también que cuando ella partió a Coventry, todos sus amigos fueron a despedirle en la estación del tren. A su llegada vivió en un “Bed & Breakfast” y más tarde en un pequeño departamento, tampoco era mucho el dinero con el que contaba para su estadía.

¿Quién quería aprender inglés?
El problema más dificil de superar para Birgit fue que en sus clases, tenia profesores con un acento escocés muy fuerte, entonces entender el contenido de la materia le resultó bastante complicado. Su primer examen fue un desastre, entonces ella pensó que era el momento de empacar sus cosas y regresar a casa. Pero entonces ella penso: Ok tu no eres tan tonta Birgit y quizo seguir intentando.

Los estudiantes británicos con los que Birgit estudió eran generalmente menores a ella y fue muy difícil establecer contacto, segun su experiencia ellos eran muy distantes. Al regreso a Alemania, Birgit escribió sobre sus experiencias y ayudó a mejorar el programa Erasmus. En los años siguientes habían más y más estudiantes que querian participar, hasta hoy que es el programa más grande de intercambio en Europa.