Hay muchos cursos y de todos los temas. Pero hay uno que año tras año tiene muy buena aceptación. Muchos son los lugares que imparten este curso en toda España. Hay muchas maneras de realizarlo, intensivo, a distancia, online o presencial y con una duración más extensa. Hablamos del curso de monitor de tiempo libre.

Cada vez son más los jóvenes, y no tan jóvenes, que se apuntan a realizar este curso. Los motivos son muchos, los hay que lo hacen porque les gusta hacer actividades con niños, los hay que lo hacen para ponerlo en el curriculum o los que lo hacen para que sea una posible salida al mundo laboral si no encuentra nada en su ámbito. Sea cual sea la razón, siempre será una buena opción.

Características del curso

Antes de nada hay que decir que cada curso de monitor de tiempo libre tiene sus propias características, pero hay algunas que sí que coinciden en la gran mayoría. Sólo tienes que buscar el que más te convenza. El objetivo de este curso es aprender a desarrollar actividades socioculturales, deportivas o al aire libre con niños y jóvenes. Los únicos requisitos que te piden son tener 18 años cumplidos y tener al menos el Graduado Escolar o el de Enseñanza Secundaria. Como verás es sencillo.

Hay dos fases que debes realizar para conseguir el curso, una teórica y otra práctica. La primera tiene un mínimo de 150 horas y, como es lógico, se aprenden los conocimientos teóricos necesarios. La parte práctica es la más divertida. Hay tres maneras de hacerlo. La más rápida es la intensiva, 15 días en un campamento de verano u otra actividad parecida. La extensiva requiere de tres meses de actividades continuadas con niños o jóvenes. La mixta combina las dos anteriores. El precio del curso dependerá del organizador. Puede llegar hasta a los 600 euros.

Características del monitor

No todo el mundo vale para ser monitor de tiempo libre. Debe tener unas características definidas entre la que destaca que te guste el trato con los niños y adolescentes. Además tiene que saber analizar la realidad, saber trabajar en equipo y coordinarse, saber motivar, organizar y educar. Además debe saber utilizar los materiales y recursos pertinentes para este tipo de actividades.

También es importante saber cuáles son sus funciones. Hay cinco principales. Lo primero que debe hacer un monitor es facilitar el progreso de los niños. También debe potenciar la comunicación y coordinar las actividades. En esas actividades debe repartir las funciones y los papeles a cada persona. Y las dos últimas serían ofrecer seguridad y transmitir optimismo. Como ves, no todo el mundo vale, pero sí entras dentro de este perfil deberías hacer este curso.