Como hemos visto, en este período el niño debe mejorar su vocabulario y el uso de las estructuras gramaticales. Para ello, es indispensable utilizar todas las herramientas a nuestro alcance. Aquí proponemos sólo algunas de ellas.

Todas las actividades que puedan realizarse para mejorar el idioma deben hacerse en todas las lenguas que el pequeño maneja. No se debe mezclar (no traducir ni utilizar palabras de una lengua cuando se habla en otra) y seguir la premisa de un idioma por persona, pero es esencial que el niño aprenda cada lengua en un contexto real y pueda aplicarlo a su vida cotidiana.

Enseñar ambas lenguas por igual

Aprender como lo hacemos los adultos para un niño de 3 años no sólo es aburrido sino que no es útil. A un niño tan pequeño no se le pueden explicar simplemente las palabras y esperar que las entienda y relacione, es necesario enseñarle desde lo práctico. Es importante incorporar ambos idiomas a actividades que el niño viva diariamente, para esto nos valdremos de distintas herramientas.

Hablar

A esta edad, el lenguaje oral sigue teniendo mayor importancia para el niño, por lo que es fundamental hablar mucho para que pueda mejorar su dominio de la lengua. También hay que incentivarlo para que hable sobre sus actividades o sentimientos, preguntarle qué hizo en el parque, quiénes viven con él, qué hizo en casa de la abuela, etc.

Los cuentos

Leerle no sólo lo entretendrá sino que también le dará la posibilidad de descubrir nuevas palabras y situaciones. Los libros con textos simples y dibujos son ideales para esta etapa. Aunque también podemos crear nuestras propias historias mostrándole escenas de su vida diaria, para ello se deben pegar en una hoja fotos suyas o de familiares realizando distintas tareas, también se pueden fotografiar partes de la casa, mascotas, etc.

Las canciones

Las canciones y las rimas llaman la atención de los niños y suelen ser fáciles de memorizar, por lo que son ideales para utilizar con los más pequeños. Cuando el niño tiene 5 años o más, pueden utilizarse canciones más complejas y realizar juegos con ellas.

Los juegos

A medida que el niño crece, los juegos de representación (el papá y la mamá, jugar a la escuela, etc.) son buenas herramientas para practicar vocabulario más específico e incentivar al pequeño en el uso de otras palabras.

Los juegos de computadora con actividades sencillas pueden utilizarse a partir de los 3 años. En el mercado existe una gran variedad realizados especialmente para aproximar al pequeño al uso de una lengua extranjera.