Denominamos superdotados a las personas con una capacidad intelectual más alta que la media, es decir, superior a 130 puntos en la escala de David Wechsler. El concepto de superdotado no se centra solo en el campo académico, si no que una persona superdotada tiene una mayor diversificación del talento humano que en adultos pasa más desapercibido, pero que para los niños es más complicado.

Existe un acuerdo casi unánime entre los investigadores y especialistas de que, aproximadamente un 2% de los niños y niñas son superdotados. Por el momento se han identificado más niños que niñas, pero no significa que haya más superdotados de sexo masculino ya que existen otros factores que quedan por controlar. Hay que decir que hay que nacer con estas capacidades para llegar a ese cociente intelectual, aunque es necesario trabajarlo porque si no las capacidades no saldrán a la luz.

Descubrir a un superdotado

El problema surge durante la educación de estos niños. Como norma general, no antes de los cuatro años las pruebas son fiables, ya que algunas conductas fuera de lo normal en los primeros años de vida posteriormente se corrigen. Pero, ¿qué deben hacer los padres si sospechan que su hijo es superdotado? Lo primero es acudir a un psicólogo que verifique nuestras sospechas, y este será el que nos aconseje diferentes métodos de selección y educación para estos niños que en casa deberá ser igual, puesto que es el ambiente en el que el niño ha desarrollado estas capacidades, pero su formación académica debe adaptarse.

Educación especial

Normalmente los niños con estas capacidades suelen estar un curso por encima para adaptarse a su edad mental. Pero es imprescindible en su educación una persona, tutor, encargada personalmente de su aprendizaje. Este tutor no debe ser superdotado también, si no que debe comprender y conocer las peculiaridades del alumno, y actuar con la madurez necesaria que ayude y estimule al niño a conseguir unas metas propuestas. Si no se sigue este método, se corre el riesgo de que sufran fracaso escolar debido a la desmotivación.

Otro aspecto que preocupa es el desarrollo emocional de estas personas, ya que son emocionalmente más sensibles, y el hecho de verse diferentes a los demás los llevan a hacerse más preguntas, y a hacerlas a la gente que los rodea. Estas preguntas son existenciales para ellos, por lo tanto si no se le ayuda con las respuestas se preocuparán en exceso.